Blogia
Colección de arena

Un azulejo portugués

Un azulejo portugués Ese azar objetivo del que hablaban los surrealistas, esos vasos comunicantes de los que nos hablaba Bretón, se me tornan visibles en muchas ocasiones. Esta ha sido otra más. Ayer a mediodía comencé una nueva lectura de Pascal Quignard, La frontera. La editorial Funambulista, que lo edita, ha tomado como motivo de la cubierta un fragmento de un azulejo portugués: Azulejo del Palacio de Fronteira. Gasnat. Por la noche, he ido a la casa de mis amigos P.F. y G.G. para recoger unos libros que nuestro común amigo J.A. quería hacerme llegar. Cuatro volúmenes de las entregas que nuestro profesor de facultad M.P.C. publica en la ignota editorial Insoladas. Uno de esos volúmenes, el titulado Disparos del archibrazo , reúne una selección de las miles de fotografías que este maestro Calamita ha hecho durante sus lusas e insulares correrías. Y en la página 115 me topo de nuevo con ese mismo azulejo. "La bella enmascarada presidía la mesa de los Grandes Conjurados..." (El camino del lobo ). Cierto, una mujer, flanqueada por dos hombres, cubre su rostro con una máscara. El enigma, pues, persiste.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres